Leyendas cortas de animales que traen mala suerte

He oído que ciertos objetos o animales te pueden traer mala suerte. Por ejemplo, hay quienes dicen que no hay nada peor que tener caracoles de mar guardados en la casa, mientras que existen otros que aseguran que los gatos negros son lo peor. Como siempre digo, esas cosas deben tomarse como simples leyendas cortas, al menos hasta que podamos demostrar lo contrario.

Hablando de felinos viene a mi memoria una crónica acerca de un muchacho de nombre Thomas. Tommy, como le decían sus amigos, era un adolescente que amaba a los animales. En su casa tenía gallinas, patos y un can de nombre Pecas que era su adoración.

Le gustaba pasear por los alrededores, con la esperanza de encontrar alguna paloma malherida, para protegerla, curarla y finalmente ayudarla a emprender el vuelo de nuevo.

Una tarde mientras estaba merendando a solas, sentado en el porche de su casa vio cómo se acercaba asustado un pequeño gatito. Tommy lo llevó sin decirle a nadie a su habitación y le acondicionó una caja con arena junto a su cama.

– Te cuidaré y te protegeré siempre. A mi lado nada te pasará. Dijo el muchacho.

El gato, quien parecía entender el lenguaje humano, comenzó a ronronear y se sentó en sus piernas hasta que ambos quedaron dormidos. Al día siguiente, Tommy bajó a darle el desayuno a Pecas, sin embargo, antes de que terminara de servirle el plato de comida, el gato arribó hasta donde estaba el can y usando sus garras se le fue encima hiriéndolo de muerte en el cuello.

Leyendas cortas de animales que traen mala suerte

Thomas no podía creer lo que veían sus ojos, el gatito indefenso de la noche anterior se había transformado en un engendro. De hecho, sus ojos ahora eran de color rojo y sus colmillos eran prominentes y afilados. El chico corrió velozmente en busca de su padre, para que éste trajera consigo la escopeta.

No obstante, cuando regresaron a la cocina, el gato negro había desaparecido. De él, sólo quedaron dibujadas sus huellas, sobre la sangre del pobre Pecas.

Leyenda de terror de la mansión Keg

      No hay comentarios en Leyenda de terror de la mansión Keg
Leyenda de terror de la mansión Keg

Jarvis Street es un vestigio importante de la sociedad victoriana de Toronto, está llena de monumentos, pero ninguno impresiona tanto como la Mansión Keg o, como se solía conocer, Euclid Hall. Keg es una cadena de restaurantes de carne, la cual reutiliza edificios antiguos, y este en especial adquirido desde 1976 ha llamado la atención de expertos cazadores de fantasmas debido a su oscuro pasado y los encuentros con espíritus que habitan ahí; una mujer en el baño, niños en las escaleras, una mucama pendiendo de una cuerda. Las experiencias con espectros son tantas, que el restaurante incluso tiene una “bitácora de fantasmas” para registrar todas las apariciones.

La casa fue construida en 1867 por Arthur McMaster, miembro de una prominente familia de la región, mismos que fundaron la universidad. En 1873 fue adquirida por Hart Massey, un hombre rico, vendedor de equipos agrícolas, quien se mudó ahí con toda su familia. Después se le otorgó al Victoria College en 1915, luego a una galería de arte y otro restaurante antes del Keg.

Lillian era la única hija de Hart. Murió en 1915, y justo después de esto una de las doncellas se ahorcó en el vestíbulo de la escalera principal, algunos dicen que lo hizo por la pena de perder a una gran amiga, mientras otros aseguran que fue por miedo de que se revelara algún asunto secreto entre la criada y un miembro de la familia Massey después de la muerte de Lillian. Esta aparición solo se deja ver colgando en las escaleras, nunca en otro sitio.

En la misma escalera, se manifiesta el espíritu de un niño, a veces se detiene para observar a las personas que disfrutan su cena, pero normalmente pasa corriendo de arriba abajo. Se sabe que las habitaciones de los pequeños Massey estaban en la parte de arriba, justo donde se escuchan pasos. Aunque los empleados han visto estas presencias, es mas habitual que se manifiesten ante otros niños, provocando que las familias salgan de ahí aterradas al darse cuenta de que sus hijos juegan con un infante que ellos no pueden ver.

Siguiendo con la escalera, se ha observado ahí una mujer vestida con un traje oscuro y de época, y una parte de la barandilla se deprende el mismo día del año sin importar cuan bien sea reparada, solamente cae sobre la barra haciendo un estruendoso sonido.

Otra situación particular del segundo piso es la mujer fantasma de los baños. Cuando las chicas entran ahí sienten inmediatamente la sensación de no estar solas, y aunque realicen una inspección rápida sin encontrar nada, les es imposible quitarse de encima la incomodidad de sentirse observadas. Mientras están en las cabinas se sienten espiadas, como si alguien se asomara por las pequeñas aberturas entre paneles. En cierta ocasión mas de una visitante del establecimiento se sintió aterrada al ver que las cerraduras de los excusados giraban por si solas y sea abrían sin que hubiera alguien del otro lado.En otra oportunidad una clienta vio un par de pies en uno de los puestos, luego escuchó que se activaba el inodoro, pero nadie salió ahí.

Otro evento inquietante ocurrió en el salón, durante la cena, una mujer sintió repetidas ocasiones que la tocaban, primero en las manos, luego en el cuello, el contacto era frio y le enchinaba la piel, entonces tubo el flashazo en su mente de una joven rubia, con rostro ancho y ojos azules. Su cabello estaba recogido y vestía blusa y falda de color claro con cuello alto. Después, esta imagen se materializó detrás de la mujer y le acompaño durante toda la velada.

Tal y como sucede con otras mansiones de la época, la Mansión Keg escondía secretos, uno de ellos, el Túnel de Tuckett que conectaba la casa con el Hospital Wellesley. Actualmente está bloqueado, pero antiguamente sirvió para transportar enfermos, por eso algunos psíquicos y especialistas sobrenaturales creen que, los espíritus de las personas que murieron en el hospital aún pueden viajar a través del túnel.

Sin duda la reputación como lugar embrujado ha sido muy bien ganada, muchas personas han reconocido que aquí pasa algo, aunque nadie haya resultado herido, los avistamientos y experiencias son demasiados, asi que las leyendas de terror se seguirán escribiendo por largo tiempo.

Cuento corto de terror La arboleda

      No hay comentarios en Cuento corto de terror La arboleda

En el día de hoy procederemos a relatarte un cuento corto de terror que te erizará los pelos indudablemente, se trata de la historia de la ahorcada, un relato que surgió de una casa ubicada en una zona suburbana en américa del sur.

Hace ya unos cuantos años, una familia de clase media alta decidió salir un tanto de la ciudad para encontrar tranquilidad en una casa ubicada en una zona campestre. Se trataba de una zona boscosa de carácter netamente rural en dónde el ruido molesto de los autos no estaría nunca más presente y se podría vivir realmente en paz, o al menos esto es lo que se pensó.

La familia estaba constituida por padre, madre e hijo, un pequeño niño de apenas 8 años bastante curioso y aventurero. La mudanza transcurrió a lo largo de todo un fin de semana, llegando al domingo con todas sus pertenencias ya dentro de este nuevo y espacioso hogar.

Días más tarde, cuando el sol comenzaba a caer, el pequeño decidió salir a dar un paseo simplemente para reconocer vasto terreno adquirido por sus padres. Como bien dijimos anteriormente, se trataba de una zona boscosa con esta inmensa casa incrustada en medio de la arboleda.

Una vez alejado de la casa, el pequeño se dio con una terrible noticia, de uno de estos imponentes arboles tendía una soga que en su extremo presentaba una forma circular como si se tratara de una horca. Ante esto, el pequeño asustado decidió emprender la vuelta a casa corriendo desesperado a informar a sus padres lo presenciado.

Nuevamente dentro del hogar, el pequeño buscó incansablemente a sus padres, pero ninguno se encontraba presente. Esta noticia aterró aún más al niño, el cual decidió encerrarse en su habitación esperando la llegada de sus progenitores y así relatar lo visto en el bosque.

Cuento corto de terror La arboleda

Horas más tarde, el pequeño notó la entrada de una persona al hogar, el sonido de la puerta de enfrente era realmente característico. Ante esto, salió de su habitación y corrió hacia la sala principal, simplemente para darse con que la persona que había ingresado no era ni su padre, ni su madre, se trataba de un desconocido encapuchado.

A todo esto, los padres del pequeño habían dejado el hogar en una salida rápida en busca de víveres, regresando de noche y encontrándose con la puerta abierta en su totalidad y su pequeño desaparecido. La búsqueda del pequeño fue incesante durante toda esa noche, para darse finalmente con un macabro hallazgo, su hijo de 9 años yacía colgado de esta soga en medio del bosque, ya sin vida.

Si bien la búsqueda por parte de la policía fue realmente meticulosa, nunca se pudo encontrar al asesino y maleante. Padre y madre devastados decidieron dejar el hogar y regresar nuevamente a la ciudad, un acontecimiento que los llevaría a una depresión profunda durante el resto de sus vidas.

Soñar con un yunque

      No hay comentarios en Soñar con un yunque

Generalmente los yunques son instrumentos utilizados por los herreros en sus tareas diarias, principalmente para moldear algunas piezas, mismas que están calentadas al fuego con el propósito de ser maleables.

La interpretación de sueños de este tipo tiene un simbolismo que se relaciona estrechamente con el trabajo que se realiza de forma productiva. Entonces vemos que en este sentido, la persona que sueña con eso, es alguien que se dedica a laborar con muchísima dedicación y por lo tanto obtendrá excelentes resultados en cualquier cosa que realice.

Desde luego, eso acarreará el reconocimiento público de quienes trabajan a su lado, haciendo que su autoestima se eleve.

Por otra parte, en el caso de que soñemos con adquirir un yunque, quiere decir que nuestra dicha está garantizada, pues nos encontraremos literalmente» anclados al suelo», impidiendo que ideas negativas se crucen en nuestro camino.

Si soñamos que estamos golpeando algunos elementos contra un yunque, hay que tener precaución ya que se avecinan grandes cambios en aspectos que nos afectan en el presente. Es decir, puede ser la llegada de un nuevo amor, un ascenso en el trabajo o un conflicto familiar.

El observar a un herrero haciendo su trabajo ayudándose de un yunque, es signo de prosperidad y estabilidad en un futuro próximo. También si ves salir chispas de ese objeto, querrá decir que tus finanzas mejoraran. Sin embargo, no debemos dejar de puntualizar que tal vez transcurra algo de tiempo antes de que los beneficios se vean reflejados. No desesperes, el éxito y el triunfo están garantizados, sólo es cuestión de aguardar un poco.

Soñar con un yunque

Por último, el visualizar un yunque roto en un sueño cuya temática sea triste o desalentadora, es señal de que por culpa de nuestra obstinación, hemos dejado de lado oportunidades que podían ser magníficas para nosotros. Lo que se puede hacer en estos casos es aprender de los errores y cambiar radicalmente los planes de acción que se tengan.