Leyenda de terror de la escuela Nightmute

Leyenda de terror de la escuela Nightmute

Nightmute es un pequeño poblado de Alaska, ubicado en la isla de Nelson en la bahía de Toksook, donde prácticamente cada habitante se conoce, pues en el ultimo censo oficial realizado, el número no superaba si quiera las 300 personas. Por supuesto esta situación no es impedimento para que se desarrollen actividades habituales de la una comunidad en desarrollo. Los adultos trabajan, los niños van a la escuela; aunque esta ultima tarea se complica un poco para los estudiantes de nivel preparatoria, la razón: “un fantasma”.

Según se menciona en distinta leyenda de terror de la zona, la Preparatoria Nightmute esta embrujado por el fantasma de una niña solitaria y triste que vaga por el edificio; de vez en cuando se atreve a salir de él para mostrarse ante otras personas ajenas a la institución.

Aunque los fantasmas no tienen lugares de aparición específicos, este en particular ha elegido uno de los sitios mas incomodos para hacerlo, y son los baños de la escuela. Ella comienza jugando con las luces, las enciende y las apaga por un rato mientras tararea una espeluznante canción que hasta el momento nadie ha podido replicar, después sigue con las puertas, abriendo y cerrando sin importar que alguien se encuentre dentro, ni lo que esté haciendo.

Por fortuna, ella no está únicamente confinada a los sanitarios, y cuando sale a recorrer el edificio los niños pueden aprovechar para visitar el cuarto de baño tranquilamente. Al pequeño espíritu le encanta recorrer los pasillos realizando una actividad un poco impresionante, que los estudiantes ya han tomado como un juego, pero no deja de ser algo aterrador, pues si se deja una pelota de baloncesto a su alcance, la toma y la avienta por ahí, hace lo mismo con las del gimnasio cuando nadie las utiliza, asi que comúnmente puede verse una especie de infestación de pelotas de baloncesto por todo el edificio.

Debido a la inmensa actividad del espectro de la niña investigadores acudieron a investigar el caso, concluyendo que en verdad la escuela estaba encantada y esto era a causa de algunas tumbas que se encuentran debajo y cerca de la propiedad. Aunque no se supo quien era la pequeña, si se encontró su tumba debajo del salón 106, y esto solamente explica porque se aparece ahí, dejando muchos otros misterios sin resolver.